Los poemas de este blog son del poeta Javier Villegas Fernández y tienen derechos reservados de autor.

jueves, 28 de octubre de 2010

Sueños de un Ängel de María Belén Muñoz

María Belén Muñoz, poeta nacida en El Carmen, provincia de Manabí- Ecuador-

Sueños de un Angel: Poesía para no dejar de ser niños

Javier Villegas

"El mejor hombre no es nunca el que fue menos niño, sino al revés, el que al pisar los treinta años encuentra acumulando en su corazón el más espléndido tesoro de su infancia".

José Ortega y Gasset.

Cuando a Mercedes Calvo, maestra y poeta uruguaya, ganadora del Premio Hispanoamericano de Poesía par Niños 2008, que organiza La Fundación para las Letras Mexicanas, le preguntaron ¿Cuál es el reto al escribir poesía para niños?, ella respondió; “No cerrar la puerta, ni dejar de ser niños”. Es que el poeta es un ser que conservó los ojos de niño, el alma de niño, y desde ese niño trasciende, porque no ha abandonado la capacidad para el asombro, la sensibilidad y el espíritu de la improvisación. Es que el concepto de infancia no se reduce a una etapa en la vida del hombre sino a un estado de alma, como es el ser niño: plenos de maravilla, creencia y alborada.

La poesía es una gran posibilidad de compartir con los niños la idea de un mundo sencillo, profundo y misterioso, y con nuestra participación, puede llegar a ser mejor y más bello aún. Los poemas están cargados de metáforas: de imágenes que invitan a jugar, descubrir, interpretar, imaginar y proponer nuevas imágenes. El lenguaje de la poesía es lúdico y a la vez misterioso. Invita al juego y a la conquista.

Escribir para niños no es una tarea fácil, eso lo han reconocido connotados escritores; sin embargo, María Belén Muñoz, consciente o no de esta enrome responsabilidad, nos entrega su primer libro de poesía para niños, porque ella sabe que la poesía nos acerca a la belleza, que provoca en el ser un estado de placer, armonía y asombro al mismo tiempo, porque como bien lo sostiene Hugo Montes en su libro “Poesía y Educación”: “La belleza procura placer y esparcimiento, satisface la necesidad lúdica que hay en el ser humano”.

En los poemas que nos entrega María Belén Muñoz, en su libro “Sueños de un ángel”, impone su visión personal, crea vínculos para que el niño vuelva la mirada a la realidad y al mundo de sus sueños,. Sus poemas son plásticos, breves, sugerentes, sin situaciones complejas, con cierto lirismo que no evade las circunstancias cotidianas, a las cuales siempre estará vinculado el niño, de manera directa o indirecta. Por que María Belén entendió como lo hace Rafael Olivares Figueroa, que infantil es una poesía no porque está dirigida a los niños, "sino porque está impregnada de esencias infantiles, y a veces sólo por su acento, por su gracia, por su ingenuidad, por su leve sabor de cosa primitiva, porque no se trata de descifrar la poesía sino de sentirla".

Los poemas de María Belén Muñoz están hechas para sentirlas, para gozarlas, para tejerles a los niños un mundo de fantasía y de magia, en estos momentos en que el pragmatismo y la liviandad invaden nuestro mundo espiritual

Los niños son poesía; y hay que dar poesía a la poesía, como hay que dar amor al amor. Por ello auguramos que seguirá empeñada en producir nuevas entregas, para que la poesía sea regocijo y fiesta en el espíritu de quines tengamos el privilegio de leerla.

Selección de poemas de María Belén Muñoz

La niña

Vestida de blanco marfil,
con alas de un ángel sereno,
renacen las ternuras del invierno,
se despierta, canta y juega
la niñita de los sueños.

Con su vestido blanco de princesa,
y su gatito de la infancia,
te has marchado lejos de casa
con tu camita hecha de nubes,
custodiada por las hadas.

El Sueño de Lolita

Lolita tenía un sueño,
y deseos de jugar,
estaba muy enferma
y en su casa no había juegos para armar.
De pronto, desde el cielo muchos rojos,
entre verdes y amarillos
se lanzaban a jugar….
un columpio hecho de nubes,
la invitaba a pasear…
desde el cielo, hasta la tierra… sonreía sin parar.

Desde entonces, la Lolita… triste!... ya no está.
Se consuela con la nueves que la invitan a jugar.

Salgamos a Jugar

El día amaneció,
y a los niños invitó,
en la inmensa ciudad,
las pelotas, mis amigos y san-son,
Invitados siempre están…

Pepito te esperamos!
¡Salgamos a jugar!
Hoy comienza un nuevo día,
es momento de jugar…