Los poemas de este blog son del poeta Javier Villegas Fernández y tienen derechos reservados de autor.

sábado, 3 de marzo de 2012

EL GNOMO SABIO (Cuento para niñoa)


El gnomo sabio


Allá lejos, muy lejos, en la espesura del bosque, había un pueblo cuyos habitantes eran diminutos, sus casas diminutas y sus voces diminutas. Eran tan pequeños, pero tan pequeños que la gente común no podía verlos ni escucharlos.


En ese pueblo de la jungla existía una escuela, cuyo maestro era el gnomo más antiguo, el más viejecito. Todos lo respetaban por ser el más viejo y el más sabio.


Cierto día, los habitantes de aquel lejano pueblo, estaban impacientes, querían saber qué era el aire, cómo estaba compuesto y para qué resultaba importante.


Por esta razón, todos acudieron a la escuela que estaba ubicada debajo de los árboles más verdes y frondosos del bosque.


Cuando los pobladores estuvieron reunidos, y en el momento en que reinaba el silencio más absoluto, el gnomo sabio apareció y dijo:


- Todos, exclusivamente todos tienen encendida la curiosidad de saber qué cosa es el aire, ¿es así, o no? - preguntó muy seguro.


- ¡Síiiiiiiiiiiiiiii! - gritaron en coro los gnomos más pequeños.


- En seguida les informaré: El aire, mezcla de gases que rodea la tierra, es conocida como atmósfera. Esos gases son: nitrógeno, oxígeno, carbono y vapor de agua – afirmó el gnomo que oficiaba de maestro.


-¿Existen todos en la misma proporción? – interrogó un gnomo que estaba sentado sobre las hojas de la oreja de elefante.


- No. De todos ellos el nitrógeno es el más abundante; le sigue el oxígeno, que resulta indispensable para respirar; luego está el carbono, producido cuando se quema algo, o lo expulsamos durante la respiración. Finalmente está el vapor de agua, que se vuelve líquido al contactarse con los objetos fríos, por ello empaña los cristales de las ventanas.


- ¿Y para qué es importante el aire? – manifestó otro gnomo ubicado sobre un hongo.


- El aire importa en la vida, para oler los aromas de los cuerpos, especialmente de esas lindas florcillas que nos rodean. El aire hace posible que insectos como los mosquitos y las libélulas vuelen; también posibilita el vuelo de las aves y ayuda a la polinización de las plantas. El aire es importante para la vida, sin aire puro y limpio no podríamos vivir.


Todos quedaron en silencio, pensativos. Hasta que el gnomo más pequeñito dijo:


- Desde ahora en adelante, tenemos la responsabilidad de cuidar el aire.

Siiiiiiii, siiiiiiiiiii…gritó la multitud de gnomos.


Como todos los asistentes quedaron complacidos, por las explicaciones del viejo gnomo, la escuela adquirió gran fama en todo el bosque y en los bosques vecinos.


Desde entonces, todos los animales de la jungla van a escuchar las lecciones del gnomo, que a medida que pasan los años se vuelve más viejo y más sabio.


© Javier Villegas (Perú)

De: “Matapishgos” (Cuentos para niños) - Inédito

© Derechos reservados.